Inicio Noticias Septima Compañia Franco Chilena de Santiago firman canje con Cuarta Compañia Bomba...

Septima Compañia Franco Chilena de Santiago firman canje con Cuarta Compañia Bomba Fidel Azocar de Rancagua

253
0
Compartir

IMG_1900 (Copiar)

Ambas compañías formalizaron el hermanamiento que durante años estuvo congelado, canje que se inicia a los inicios de la cuarta compañía, historia que los une y donde destaca la misma especialidad de Zapadores y Rescate además del lema “honor y patria”. El día de ayer se formalizó en el Cuartel de la Cuarta Compañía esta unión en donde los directores y capitanes de ambas compañías dejaron estampado en firma este solemne momento. Es así como la Bomba Fidel Azocar, Cuarta Compañía Zapadores Rancagua y la Séptima Compañía Zapadores Franco Chilenos de Santiago concretaron este lazo de cofradía. En dos ciudades distintas seguirán fusionadas a fuego con el tañer de sus hachas y escalas por un solo fin que es salvar vidas y bienes y el medio ambiente, con la fuerza ancestral que les caracteriza.

RESEÑA HISTORICA, CANJE 4ª RANCAGUA Y 7ª SANTIAGO

Los lazos de unión y fraternidad entre Cuartinos y Séptimos datan del siglo pasado, cuando nuestra Compañía aún no nacía a la vida bomberil Rancagüina.

Ya en el año 1906, el Sr. Capitán de la 1ª. Compañía de Rancagua “Bomba O´higgins”, Don Lucio Zúñiga, se dirige al Sr. Director de la 7ª. Compañía Don Gastón Burgalat para remitir un sencillo aporte económico en beneficio del Voluntario Manuel Morales.

Este particular gesto de colaboración viene a confirmar que la relación de amistad con vuestra Institución tuvo su origen en nuestra progenitora Compañía, de la cual el año 1912 se desprende un grupo de sus miembros de la sección de escalas para dar vida a la Cuarta.

El 23 de Agosto del mismo año la Cuarta Compañía de Rancagua, recientemente organizada, solicita formalmente a la Séptima tengan a bien aceptar la solicitud de canje, solicitando además orientación para la adquisición del mismo tipo de cascos utilizado por la organización Santiaguina, haciendo especial mención a la grata relación que a la fecha se mantiene con el Capitán Sr. Blancheteau y el Teniente primero Sr. Guillaneuve.

Un mes después, el 25 de Septiembre, nuestro Director Dr. José Antonio Salinas envía carta al Sr. Director de la Séptima agradeciendo la aceptación de canje por parte de Honorable Consejo de administración, según acuerdo del 14 de Julio de 1912.

Los hitos históricos de la Séptima, como lo es el cambio de nacionalidad, también influyeron en la relación con la Cuarta. 15 años después de haber firmado el canje, el 18 de Junio de 1927 nuestra organización felicita a su hermana Santiaguina por la “Chilenización” de la Compañía, y solicitan reanudar la relación de fraternidad que mantenían cuando era Francesa.

Esta lamentable interrupción de la armonía bomberil, cuyos motivos forman parte del legado desconocido de nuestra historia, finaliza el año 1992 cuando la Séptima es invitada a visitar Rancagua para participar en un ejercicio de escalas, y cuyo objetivo principal era retomar los lazos de amistad que se habían interrumpido por casi 70 años.

En una mañana de lluvia la plaza de armas de nuestra ciudad fue testigo privilegiado de la llegada del antiguo Q-7, y sus Voluntarios, quienes dignificaron el trabajo de nuestra antigua mecánica Magirus con el despliegue de su “colchón” de salvamento. El público presente se asombró con la muestra de herramientas hidráulicas de expansión y corte que poseía el porta-escalas, hasta la fecha elementos desconocidos en la zona.

Es menester recordar un hecho anecdótico de aquella visita. En horas de la tarde se declara un incendio en un frigorífico en la vecina comuna de El Olivar, y el Cuerpo de Bomberos local solicita apoyo a nuestra institución. Rancagua responde con el despacho de 2 Compañías de agua y la Cuarta. El Comandante de El Olivar se sorprende al ver arribar a su comuna los carros porta escalas de Rancagua y Santiago, no pudiendo entender el sorpresivo apoyo que estaba recibiendo.

En los años posteriores los acercamientos fueron débiles y silenciosos, amparados en las buenas intenciones de ambas partes y en algunas capacitaciones del área rescate vehicular.

El punto de quiebre se produce en el año 2012, año de nuestro centenario. La visita de nuestros hermanos zapadores Santiaguinos elevó al más alto sitial la ceremonia de bautizo de los nuevos Voluntarios que se realizó en la plaza de “Los Héroes”. Nunca antes se había visto el trabajo de 2 escalas mecánicas en la ciudad. Sin embargo, el verdadero aporte a esta importante ceremonia fue la participación de un grupo importante de Voluntarios de la Séptima en el armado del puente de escalas, destacando de esta manera el verdadero espíritu de hermandad que dio vida al primer canje entre ambas Compañías, hace más de 100 años.