Inicio Noticias Trasladan restos de histórico Voluntario de Bomberos a un nuevo camposanto

Trasladan restos de histórico Voluntario de Bomberos a un nuevo camposanto

125
0
Compartir

Don Alfredo Lemaitre, fue uno de los forjadores del Cuerpo de Bomberos de Rancagua y la Segunda Compañía de Rancagua “Bomba Rancagua”.

En dependencias del Cementerio número uno de Rancagua y frente al monumento a los héroes del fuego en la ciudad, se realizó una ceremonia privada cargada de mucha solemnidad y emotivo ambiente familiar, en donde por petición de la familia, se exhumaron los restos de Alfredo Lemaitre, del panteón de Bomberos. La Actividad estuvo presidida por Don Manuel López Muñoz, Segundo Comandante del Cuerpo de Bomberos Rancagua.

Don Alfredo fue Voluntario histórico de la Segunda Compañía de Bomberos de Rancagua quien junto a su padre Domingo Lemaitre , pusieron los cimientos del cuerpo de Bomberos de Rancagua, Fue así como luego de tener el permiso oficial de personal de salud, se procedió a la ceremonia formal de traslado de los restos de Lemaitre a su morada final.

De esta forma, los recuerdos familiares afloraron en cada uno de sus deudos presentes, evocando a un gran cofrade, coronando así a Don Alfredo Lemaitre como un gran hombre y padre de Familia, quien juro siempre acudir al llamado de sirena dejando de lado otras prioridades por servir a la comunidad. Fue así como su viuda, hermana e hijos opinaron de el con mucho orgullo.

Alfredo era una persona muy alegre con muy buen humor, un muy buen esposo, excelente padre. Era frecuente en él y casi anecdótico, que nada le impedía salir a cumplir con su deber. Yo digo ahora que Dios me llevo un ángel pero me dejo tres grandes ángeles que han sido mis hijos, dos hombres y una mujer. Señalo Elena Moreno viuda de Lemaitre.

En lo personal fue un gran anhelo  tener un lugar en donde poder depositarle una flor sin problemas ya que aquí en el Mausoleo de Bomberos estaba a mucha altura, fue así como se dio el poder comprar una tumba en el parque del sendero en donde tenemos a otro tío muy cercano a mi padre y así es como concretamos esta posibilidad de trasladarlo.
Lo que recuerdo de mi padre fue sui gran compromiso con Bomberos desde salir corriendo a cada llamado, al convertirse en un pilar de la compañía que perteneció al igual que mi abuelo Domingo Lemaitre, quien sembró esta pasión familiar, yo insto a las nuevas generaciones a continuar con esta labor, pero dejar en claro, que es fundamental el apoyo de la familia a cada Bombero, sin él no podemos hablar de constancia, imagínate que yo al momento de nacido ya estaba inscrito en la compañía como bombero siguiendo la tradición familiar. Señalo Alfredo Lemaitre hijo del fallecido.

De igual modo María Elena Lemaitre señalo; a pesar de no tener muchos recuerdos de su padre ya que era muy pequeña no pudo contener la emoción y señalar de sentirse orgullosa de haber tenido como padre a un héroe.

Finalmente Elsa Lemaitre, hermana de Don Alfredo señalo; nuestra familia fue una familia de Bomberos partiendo por mi padre quien fue un fundador del cuerpo y segundino de corazón mi hermano era de aquellos que salía corriendo al llamado y nosotros le teníamos lista la bicicleta y su equipo para apoyarlo, era tan apasionado por Bomberos que su primera señora falleció cuando el venia bajando de calentones justo en ese momento se dio un llamado de un incendio y el decidió y partió al llamado de la sirena, era su pasión y nosotros lo entendíamos así. Creo que para ser Bombero hay que tener un corazón muy grande, para ser Bombero hay que tener un ángel muy especial y un corazón muy especial.

La actividad fue escoltada en todo momento por voluntarios de la segunda compañía comandados por su Capitán Carlos Drogett Velasco. La comitiva acompañó a los restos del homenajeado hasta su nueva morada en dependencias del Cementerio Parque del Sendero, ceremonia la cual finalizo con los agradecimientos de su hijo y las emotivas palabras del Capitán de la compañía en donde Alfredo Lemaitre perteneció por tantos años.

Don Alfredo Lemaitre inicia su vida de Bombero desde un cadete perdurando por gran parte de su vida como voluntario activo, ganando entre ellas la medalla de oro por constancia. Fallece el 26 de Septiembre de 1973 permaneciendo hasta el día de hoy en el panteón de bomberos en el Cementerio número uno de Rancagua.